Totalmente marca registrada

Dentro de una caja de madera grabada por un costado con las iniciales de S.D.O. (Servicios Digitales y Electrónicos de Occidente S.A de C.V. ) se encuentra la inerte y pesada figura de un armatoste descontinuado.

Autómata que en su momento funjó como una gran interprete de las mas bellas estructuras y melodías que vaya usted a saber, existen en nuestro vasto y completo acervo universal de autores, y que nuestro aun vivo y sentimental pedazo de ser humano, se rehusa a olvidar. El cubo inerte que aparenta ser de ónix, se encuentra empotrado sobre su cama de poliestireno con sabanas de neopreno. Debajo de todo ese falso fulgor, se guarda la maquina mas moderna y refinada que el ser humano haya inventado, capaz de guardar, recordar, ecualizar y sintonizar, todos nuestros mas perversos o  bellos recuerdos.

Dotado de una inteligencia artificial con un razonamiento justo y perfecto, ya se ahí en espera de ser desconectado, desmantelado y triturado, para convertiste en un hermoso horno de microondas o una silenciosa licuadora que después, alguna señora copetona comprara en un caro almacén y sentirse totalmente por eso, una efímera áma de casa.