Vuelo sin regreso (1era Parte)

aeropuerto-guadalajara

 

Vuelo sin regreso (1era parte)

12:45 pm y Franz había llegado temprano a la puerta principal del aeropuerto internacional Miguel Hidalgo de la ciudad de Guadalajara, con moretones y raspaduras en su cara, una chamarra de cuero percudida y leves quemaduras en sus manos, no estaba seguro de lo que hacia ahí, solo sabía que tenía que estar a la una y revisar el casillero número 176 del pasillo de continental frente a la isla de Krispy Kreme.

Mientras se dirige al casillero, Franz ve como una madre le grita a su hija de 6 años de edad por tirar accidentalmente un helado al piso, en ese momento recuerda como la noche anterior Beatriz su novia, le gritaba y aventaba cosas de su cuarto mientras decía una sarta de estupideces como, “eres un vago”, “ jamas llegaras a nada con tu banda de huevones”, “consigue un trabajo de verdad” mientras volaban los portaretratos con sus fotos y unos audífonos retros color rojo que Franz le había regalado en su último aniversario.

Beatriz tuvo una niñez poco ordinaria, a la edad de 10 años sus padres se divorciaron; y el día de su cumpleaños Ramón padre de Beatriz que era un hombre calvo, 1.90 de estatura con un bigote tipo ranchero, siempre estaba en un estado de ebriedad muy peculiar que lo caracterizaba, sacó su impala 72 en reversa del garaje con el objetivo de ir por una botella de tequila, en ese momento, Beatriz salió a buscarlo para enseñarle el sombrero que su tía Petrita le había regalado, esa tarde Beatriz experimento en carne propia y a todo color como su padre arrollaba a su tortuga Mitzy. Desde entonces jamás ha usado un sombrero y guarda una fijación con las tortugas al punto de amarlas más que a su propia madre.

Franz llega al casillero, introduce su mano en la bolsa derecha de su chamarra y saca un llavero con una placa plástica color verde grabada con el número 176, introduce la llave por la cerradura y abre el casillero de apenas 30 cm de ancho color gris. Dentro, se encuentra una mariconera color roja con una carta encima pegada con cinta adhesiva, a un lado un sobre de continental airlines.

La nota de la mariconera dice “Este viaje cambiará tu destino, si decides venir no podras volver atras y si abres esta mariconera perderás la oportunidad de ser uno de los músicos más famosos de todos los tiempos”.

Franz Vuelve a revisar los bolsos de su chamarra, saca una cajetilla de cigarros, se coloca un cigarro en la boca, pacientemente saca un encendedor de la bolsa pequeña de sus jeans con corte de bota, en el mismo momento en el que hace funcionar la centella de su encendedor bic color negro, un ayudante de intendencia le dice “Señor no puede fumar aquí” Franz lo ve sobre sus lentes tipo piloto y vuelve el cigarro a su cajetilla. En ese momento recuerda la primera vez que hizo un porro con Beatriz.

Decidieron ir a la parte alta de ciudad bugambilias. Beatriz era fanática de la fotografía y había estudiado en varios cursos en escuelas muy respetadas de la ciudad, Franz jamás había pisado una escuela después de dejar la preparatoria, pero realmente el momento que lo marcó más, fue en la secundaria, cuando formó su primera banda de rock, esta banda se llamaba “Escape”, nombre que nació por la cantidad de paros que inventaron para pintearse e ir a ensayar. Hasta ese momento la vida fue bella para él, en esa época la vida no tenía consecuencias, extrañamente logró pasar de año.

Pero fué en la prepa cuando sucedió lo inevitable, Franz tenía una mujer hermosa que era el objeto del deseo en toda la preparatoria “Nueva Era”, se llamaba Nicole Palacio, venezolana que tenía un cuerpo muy desarrollado para su edad, su cabello negro y su gran colección de jeans hacían de su trasero una presea que no sólo Franz tenía, Miguel el baterista de su banda, en el momento cumbre en la carrera de “Escape” sucedió el evento.

Agosto de 1998 en ciudad DF, “Escape” había llegado a la final de un concurso interuniversitario junto con otra banda. 11:30 pm el evento se transmitió en vivo, Franz estaba nervioso y emocionado en el camerino con Nicole y toda la banda. Franz siente náuseas y minutos antes de subir al escenario la necesidad de ir al baño fue inevitable, de regreso, Franz busca a Nicole, no la encuentra, le pregunta al guitarrista por ella le dice que está en la azotea fumando con Miguel, se apresura y en el momento que pisa en el último escalón, ve como Miguel besa a Nicol, Franz se paraliza, esa noche no hubo concierto de “Escape” pero si varios ojos amoratados.

Franz nunca estudió en la universidad pero su sensibilidad y talento para las actividades creativas fue sobresaliente, es por eso que Beatriz le tenía celos y siempre que tomaba su cámara Franz trataba de proponer ideas, sin embargo la poca sensibilidad para decirle las cosas a Beatriz era lo que odiaba de él, ella siempre lo acababa humillando diciéndole que jamás llegaría hacer algo en su vida, llegaría a viejo siendo un miserable.

El boleto dice “Vuelo 878 de Delta Air Lines con destino a la ciudad de Phoenix Arizona por la puerta 23 a las 2:45p”.

Hace mucho que Franz no viajaba en avión, la última vez fue a la edad de 13 años cuando su padre decide llevarlo a Houston Texas y visitar la base espacial de la NASA. Con el pretexto de ir en un viaje de negocios la verdad era, que su padre tenía una relación polígama con una mujer que se había cruzado el río bravo en la década de los 70 ́s.

Nuevamente Franz mete sus manos a las bolsas de la chamarra y saca su iPod classic, gadget que aprecia más que a su propia vida, bautizado y grabado por la parte de atrás con el nombre de “BassMaster” es uno de sus más preciadas posesiones, antes de él estaba su bajo eléctrico fender modelo 62 ́s el cual fue hecho añicos una noche anterior cuando tenía una presentación en el Sax.

El Sax es un hoyo funky donde Franz conoció a Beatriz en un momento oscuro de su vida, a ella le atribuye no perderse en la vida de las drogas y los accesos. El estaba escuchando al guitarrista “Benito manos lentas”, cuando se dio cuenta que en una mesa, una niña estaba haciendo la más y hermosa y catártica escena de telenovela, la razón, su actual novio había olvidado su primer aniversario como pareja.

Fue amor a primera vista, Beatriz era una chica con cabello pelirrojo, tenía unos labios carnosos y unas pecas que aparentaba inocencia pura, pero de inocente no tenia nada, ya llevaba su vigésima tercera relación con novios que cortaba cada 3 meses y cuando se enojaba ladraba como una perra con rabia, pero eso sí, hacía el amor con una energía y agresividad tal, que aparentaba haber estado en la correccional de mujeres por 3 años.

Franz nunca se había arrepentido de nada en su vida, hasta que destrozó su fender pbass 62 en el escenario del Sax el dia que iba hacer su debut con su ensamble de standars de jazz ¿el motivo? ver a Beatriz haciendo el amor en un cubículo dentro del baño de hombres. Se maldecía una y otra vez por no tener el valor para cortarla esa noche que fue a su casa para perdonarla y ella lo corrió diciéndole lo poco hombre que era.

En las bocinas del aeropuerto se escucha “Delta Air lines anuncia, pasajeros con destino a la ciudad de Phoenix favor de esperar en la sala número 23”

Franz toma la mariconera y jamás voltea atrás. Toma el vuelo para Phoenix Arizona. Donde se encuentra con una dama en un mansión hermosa, ella se llama Mary Ann hija de un exitoso empresario dueño y director de Virgin Records.

Franz una noche antes había salvado A Mary Ann de un accidente vial la noche que Beatriz lo corrió de su casa. Esa noche minutos después de salir de casa de Beatriz y haber caminado por la calle, una limusina fue impactada por otro vehículo, el ayudo a sacarla por el quemacocos segundos antes de que la limo estallara en mil pedazos. Estaba inconsciente, pero pudo arrastrarla lo suficiente para salvarla de la explosión.

por: Jorge Abraham López Miramontes 19/02/2013

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *